Luchar contra el bumping

El bumping es el sistema más empleado por los ladrones para entrar en las viviendas manipulando las cerraduras. Prevenir este tipo de ataque es fundamental, de ahí las importancia de los sistemas antibumping en nuestros días.

¿En qué consiste el bumping?

Se trata de una técnica que los ladrones han aprendido de los cerrajeros, consistente  en meter una llave maestra o manipulada en la cerradura y en dar seguidamente golpecitos hasta que los cilindros se muevan. Este proceso tan sencillo, que dura menos de medio minuto, valdrá para abrir una puerta, de ahí su éxito entre los ladrones, poderosos ante muchas cerraduras. Por eso es tan vital instalar cierres antibumping que prevengan estos ataques.

Acerca del bumping.

Hace unos lustros, esta técnica sólo era utilizada por los cerrajeros profesionales para abrir las puertas de su clientela, cuando perdían las llaves y no podían entrar en sus casas. Fue hace unos quince años cuando este método fue asumido por los ladrones, que en los últimos años se han valido de este método como su principal para hacer de las suyas. Y es que se trata de llaves baratas que además tienen muchas indicaciones de uso en la Red y que pueden encontrarse con facilidad en el mercado, por lo que todo tipo de chorizos puede usarlas con peligro para los propietarios de viviendas.

Al menos se trata de una técnica que no es tan sencilla como pueda parecer, pues hacen falta conceptos y conocimientos del mundo de la cerrajería para aplicarla. El desconocimiento de la técnica puede derivar en ruidos y en lentitud en el robo, que podría frustrarse por ello; esto motiva que las bandas de ladrones practiquen mucho antes de lanzarse a robar las casas.

Casi un noventa por ciento del total de las cerraduras pueden abrirse por medio del bumping, lo que nos da una idea del poder de este método y de la alta probabilidad de acierto que tiene el ladrón que usa estas llaves. Sin embargo, cuando el chorizo se topa con una casa con cerraduras antibumping, el panorama se le oscurece considerablemente, pasando directo a otra casa distinta y más asequible a la hora de robar.

¿Cambiar la cerradura vale de algo frente al bumping?

Por supuesto, cambiar la cerradura antigua por una mucho más segura será una maniobra positiva frente a los robos. Los sistemas antibumping funcionan. Hay inquilinos que ven que no merece la pena proceder al cambio de cerradura, porque apenas tienen cosas de valor en la casa; esto es algo que los ladrones desconocen, por lo que a la hora de robar pueden incluso provocar otros graves daños. Invertir en seguridad es hacerlo también en tranquilidad, en poder dormir tranquilo, en no tener que estar con miedo.

¿Qué cerradura antibumping debería adquirir?

Cuando vayas a comprar una cerradura es importante que sea cuanto lo más segura posible. Por tanto, no basta con ver que es antibumping; será mejor si también es anti palanca, anti taladro y anti ganzúa. Contar con cerraduras de calidad se lo pondrá más difícil a los ladrones. Las grandes marcas del mercado proporcionan el aval de la calidad; no hay que obviar que la seguridad hay que pagarla, y que las grandes gangas en sistemas de cierre tendrán algún fallo.

Proteger el bombín con un escudo fiable le pondrá más complicado al ladrón aplicar el bumping, ya que no sabrá la marca de la cerradura. Los escudos son muy recomendables, como también lo es avisar a un cerrajero de confianza para que se lance a cambiar de una vez por todas esa cerradura vieja que hace vulnerable una vivienda. Como complemento que proporcione seguridad, el cerrojo de seguridad (su sistema de bloqueo es idóneo para proteger a los inquilinos) será otro buen aliado y no podrán ser abiertos mediante el bumping.

Impedir los robos en vacaciones

La época de vacaciones suele ser aprovechada por los ladrones para campar a sus anchas y para entrar en viviendas; el hecho de que los propietarios no estén les facilita mucho el trabajo. No obstante, hay una serie de consejos y de procedimientos, que citaremos más abajo, que le complicarán las cosas a los chorizos en su afán por hacer de las suyas.

Evitar que el ladrón sepa que una casa está deshabitada.

Hacer creer a los ladrones que la casa está habitada y que los inquilinos no andan de vacaciones es fundamental. Para ello sería aconsejable pedir a vecinos o familiares que suban y echen las persianas a diario; también sería bueno que los vecinos revisaran el buzón de casa, al que muchos ladrones recurren para ver si hay actividad en una vivienda. También es bueno que los vecinos entren para combatir las trampas de los chorizos, que suelen consistir en trocitos de papel o plástico que se colocan en las puertas para ver si hay habitantes que al entrar y salir los caen.

Poco recomendable es ir retransmitiendo en redes sociales el viaje de vacaciones e indicar los días que se va a estar ausente; muchos ladrones tienen la perspicacia y la frialdad de estar muy atentos a perfiles de interés en redes. La información es poder; cuanta menos se dé, mejor.

Colocación del temporizador de luces.

Colocar un temporizador de luces, que encienda las bombillas a determinadas horas del día (pueden programarse con variaciones de tiempo), puede ser muy útil, sobre todo cuando el truco de las persianas ya está contemplado por los ladrones. Son instaladores que se instalan fácilmente y que hacen creer a los ladrones que la casa está habitada. Además, las bombillas consumen poco.

Dejar teléfono de contacto al ir de vacaciones.

Es importante dar un teléfono de contacto a ese vecino que se encargará de revisar tu casa cuando hayas salido de vacaciones; así, si ocurre algún robo, podrás ser avisado cuanto antes (tus vacaciones se habrán amargado y tendrás que volver, eso sí). Si no se deja un teléfono de contacto, el problema caerá por completo en el vecino que está haciendo el favor.

Evitar dejar en casa enseres de valor.

Evitar dejar en casa importantes sumas de dinero y objetos de valor es vital, ya que a veces todas las precauciones frente a los robos pueden fallar. Si no hay cosas valiosas, por mucho que el ladrón hurgue no encontrará. Ingresar todo el dinero en metálico en bancos durante el periodo de vacaciones puede ser una fórmula práctica para evitar que los chorizos se lleven un botín durante su visita.

La importancia de los sistemas de seguridad de calidad.

Las cerraduras invisibles, que no pueden manipularse desde el exterior, dificultarán enormemente el intento de robo de los ladrones; sus resultados están siendo muy buenos, de ahí que cada vez más gente los coloque. Colocar una alarma de seguridad también puede ser una amenaza complementaria contra los asaltantes potenciales. No obstante, es primordial cerrar la puerta bien con llave al marchar de la vivienda.

Qué hacer en caso de sufrir un robo.

Lo primero que hay que hacer es llamar a la policía; no entres en casa a ver cómo está todo, pues podrías destruir evidencias del robo y mover elementos claves para la investigación, deja que la policía inspeccione la escena y tome pruebas del delito. Además, si entras a casa y el ladrón todavía está dentro, puede ocurrir que se enerve y te golpee, o algo peor. Una vez llamada la policía y echas todas las comprobaciones periciales, cuando entres en casa podrás comprobar las pérdidas y hacer un balance de lo perdido. Con suerte, si tienes seguro contra robos recibirás una indemnización, aunque nunca cobrarás más del valor máximo de la póliza.